fbpx
Efectos en la salud auditiva de los trabajadores que están expuestos a ruidos fuertes

Todos los trabajadores que están en contacto con cierta clase de ruido pueden tener efectos nocivos en su salud auditiva, sin embargo, algunos pueden verse más afectados que otros, debido a que sus funciones necesariamente están relacionadas con maquinarias o aparatos que generan altos niveles de ruido, así como vibraciones; por lo general, estos trabajos se desempeñan en ámbitos como la construcción, la industria manufacturera, la minería, y empresas de entretenimiento audiovisual (discotecas, conciertos etc.) 

El ruido en el trabajo es uno de los riesgos laborales más comunes, puede producir hipoacusia laboral. Este está catalogado como un riesgo laboral y reconocido como enfermedad profesional.  

Estar expuestos al ruido puede llegar a ocasionar serios problemas auditivos, dependiendo de factores como la intensidad, la frecuencia y el tiempo de exposición. 

  1. Qué es la Hipoacusia neurosensorial inducida por ruido en el lugar de trabajo (HNIR)   

Es la hipoacusia neurosensorial producida por la exposición prolongada a niveles peligrosos de ruido en el trabajo. Aunque su compromiso es predominantemente sensorial por lesión de las células ciliadas externas, también se han encontrado alteraciones en mucha menor proporción a nivel de las células ciliadas internas y en las fibras del nervio auditivo. 

La hipoacusia neurosensorial inducida por ruido es una enfermedad irreversible pero prevenible, se considera una de las principales causas de enfermedad laboral debido a los factores de riesgo con mayor presencia en los procesos y operaciones industriales, se define como la disminución de la capacidad auditiva de uno o ambos oídos parcial o total, permanente o acumulativa de tipo neurosensorial, la cual se origina como resultado de la exposición a niveles prejudiciales de ruido en el ambiente laboral durante un periodo prolongado de tiempo con intensidad relativa alta superando los valores límites permisibles, en Colombia esta enfermedad laboral inducida por ruido ocupa el tercer lugar dentro de las 10 primeras causas de enfermedad laboral en las empresas. 

¿Qué es el deterioro auditivo inducido por ruido? 

El daño auditivo inducido por ruido, conocido como DAIR, es la pérdida o disminución gradual, parcial, total, temporal, permanente o acumulativa de la capacidad auditiva de uno o ambos oídos, cuando se rebasa el límite elástico tolerado por las células ciliadas del oído interno por exposición prolongada o repetitiva a niveles perjudiciales de ruido. 

  1. ¿Cuáles son los efectos auditivos y los no auditivos? 

Efectos ocasionados por el ruido directamente sobre la audición: 

  • Pérdida temporal de audición.  
  • Pérdida permanente de audición: hipoacusia neurosensorial severa profunda. 
  • Dolor: una persona que se encuentra expuesta a altas frecuencias sonoras entre 110 dB y 130 dB, le genera al organismo una sensación desagradable y molesta. 
  • Tinnitus: zumbido en los oídos. 

La exposición al ruido no solo ocasiona afecciones al oído, existen varios efectos extra auditivos muy importantes:  

  • Efectos fisiológicos 

Órganos y sistemas corporales pueden verse perturbados por la exposición al ruido, aunque no exista una relación directa con esta patología se ha identificado afecciones en el sistema nervioso central, nervioso autónomo, endocrino, aparato cardiovascular, digestivo, respiratorio, reproductor, vestibular, fonatorio y órganos de la visión. 

  • Efectos psicofisiológicos   

Las vías nerviosas del sistema auditivo están conectadas con órganos, provocando efectos en el sistema nervioso y muscular impidiendo las funciones musculares, sanguíneas, neurológicas y respiratorias, entre otros. 

  • Efectos sobre el comportamiento 

Teniendo en cuenta el ámbito laboral, estos efectos sobre el comportamiento son fundamentales, los cuales afectan el rendimiento y el comportamiento social, especialmente a la comunicación.  

  1. ¿Quiénes son los que más se afectan?

Los trabajos que se desarrollan en entornos industriales y de construcción son los que más afectan a la salud auditiva, sin embargo, no son los únicos. Según algunos estudios, existen otros trabajos también perjudiciales para los oídos.  

Los entornos sonoros considerados tóxicos serían: 

  • Peluqueros, pueden superar los 85 dB  
  • Profesores de guardería, pueden superar los 85 dB  
  • Leñadores con el uso de la motosierra están entre los 110-140 dB 
  • Mensajeros y repartidores motorizados hasta 103 dB 
  • Conductores de ambulancia entre los 110-140 dB 
  • Jardineros entre los 85-100 dB  
  • Músicos, DJ´s y camareros de discotecas entre 110-140 dB 
  • Carpinteros entre 110 – 140 dB 
  • Obreros de construcción entre 85-100 dB. 
  • Los conserjes, camión de la basura: entre los 85-100 dB 
  • Mineros, hasta 135 dB 
  • Pilotos de Fórmula 1, el sonido supera los 135 dB 
  • El personal militar como consecuencia de las explosiones de granadas. 
  • Personal aeroportuario, personal de tierra, entre los 110-140 dB 
  1. ¿Cómo puede prevenirse la perdida de la audición en personas expuestas al ruido?

La pérdida de audición inducida por el ruido es el único tipo de pérdida de audición que es totalmente prevenible. Si usted comprende cuáles son los riesgos del ruido y cómo practicar una buena salud auditiva, podrá proteger su audición de por vida: 

  • Sepa qué sonidos le pueden hacer daño. 
  • Use tapones para los oídos u otros aparatos de protección cuando haga  alguna actividad en la que se exponga a ruidos fuertes. 
  • Si no puede reducir el ruido, protéjase o aléjese de este. 
  • Esté alerta a ruidos peligrosos en el entorno. 
  • Proteja los oídos de los niños que sean demasiado jóvenes para protegerse ellos mismos. 
  • Asegúrese de que su familia, amigos y colegas estén conscientes de los  peligros del ruido. 
  • Hágase una prueba auditiva si piensa que podría tener pérdida de audición. 
  • Los puestos de trabajo de los trabajadores que están expuestos a un posible peligro por ruido, se deben evaluar en relación al nivel de ruido existente, y compararlo con los límites establecidos en este sobre protección de los trabajadores contra la exposición al ruido. 
  • Debe exigirse y controlarse el uso adecuado de los medios de protección  auditiva en los trabajadores con exposición elevada al ruido. 
  • No superar la exposición más de 8 horas del día a ruidos por encima de 85-90 dB, es potencialmente peligroso.  
  1. ¿A partir de qué intensidad y durante cuánto tiempo debe estar expuesta la persona al ruido para considerar que presenta un daño auditivo?

La exposición prolongada a niveles de ruido superior de 85 dB, provoca cansancio en nuestras células sensoriales y daño en las estructuras del oído. 

  1. ¿Cuáles serían las recomendaciones para evitar efectos en la salud auditiva?

Estas son algunas de las recomendaciones que pueden tenerse en cuenta, para evitar efectos en la salud relacionados con la exposición a ruido, en los puestos de trabajo: 

  • Aislar fuentes generadoras de ruido (eliminar, sustituir, encerrar, etc.). 
  • Mantenimiento preventivo de las fuentes generadoras de ruido. 
  • Mediciones ambientales en el lugar de trabajo. 
  • Disminuir el tiempo de exposición al ruido y/o rotar al personal que labora  periódicamente. 
  • Establecer pausas activas durante la jornada laboral. 
  • Brindar elementos de protección individual (EPI), incluso definir cuáles trabajadores. 
  • Se requiere el uso de doble protección auditiva. 
  • Realizar audiometría de ingreso, periódica y de retiro al personal expuesto. 
  • Implementar y desarrollar todas las actividades del Sistemas de Vigilancia Epidemiológica para conservación auditiva. 
  1. ¿Qué hacer en caso de sospechar pérdida auditiva por el trabajo que desempeñamos?

Se aconseja que se realice una adecuada evaluación de riesgos de las tareas que realiza cada trabajador según el puesto de trabajo, ya que tras dicha evaluación se determinan las medidas de protección dadas por el Ministerio de Salud en la Resolución 1792 de 1990 a implementar, tanto de carácter colectivo como individual.  

Es importante tener en cuenta y adoptar como valores límites permisibles para exposición ocupacional al ruido: 

Para exposición durante: 

  • Ocho (8) horas: 85 dB.  
  • Cuatro (4) horas: 90 dB.  
  • Dos (2) horas: 95 dB.  
  • Una (1) hora: 100 dB.  
  • Media (1/2) hora: 105 dB.  
  • Un cuarto (1/4) de hora: 110 dB.  
  • Un octavo (1/8) de hora: 115 dB. 

Si usted cree que tiene una pérdida de audición inducida por ruido, le recomendamos que acuda a un profesional de la audición para que le haga una revisión. 

 

Luz Stella Rojas Toro, Audióloga Fundación Óyeme 

Lydia Amparo Vanegas Pérez, Fonoaudióloga Fundación Óyeme 

Edición: Mariana Bohórquez Uribe, Comunicadora Fundación Óyeme

0